Luces para habitaciones

Luces para habitaciones

Focos, apliques murales, lámparas de noche,… Este tipo de iluminación es ideal para pasar momentos relajantes y tranquilos en nuestras habitaciones. Sin embargo cada tipo de luz es perfecta para un uso específico, y esto es lo que intentaremos analizar en el siguiente artículo. Descubramos juntos las luces adecuadas para la lectura, el almacenamiento o para crear un espacio íntimo perfecto para el descanso.

¿Qué iluminación para el dormitorio?

Lugar personal, el más íntimo de la casa, la habitación requiere de una iluminación funcional pero nada agresiva. Este espacio debe ser confortable y perfecto para alcanzar la paz después de una dura jornada de trabajo. Por ello es conveniente multiplicar los puntos de luz, ya que a cada uso le corresponde un tipo de luz único. De esta forma no necesitaremos de una luz central que sería muy potente y demasiado agresiva en esta zona de la casa.

Así que ya tenemos el primer consejo práctico: evitemos una iluminación central en forma de lámpara, sería demasiado agresiva para la pieza. Generalmente una habitación sirve para descansar, leer, pensar, pasar momentos íntimos con nuestra pareja,… y para todo eso no necesitamos de una luz directa que deslumbre.

Tipos de luces

¿Y qué hacemos para reemplazar esta luz central? Optemos por una lámpara de pie de iluminación regulable o por apliques murales que nos ofrecerán una luz cálida y tamizada. Por supuesto para este tipo de lámparas elegiremos bombillas de baja intensidad. Si te atreves puedes elegir bombillas de colores. Los colores pastel son perfectos para este tipo de piezas.

¿Te gusta leer en la cama? Te aconsejamos que inviertas en focos o en lámparas de noche orientables. De esta manera no tendrás una luz molesta en los ojos. Y si vives en pareja podrás leer cómodamente sin molestarle. Lo ideal, por cierto, es tener una lámpara de noche en cada lado. Por comodidad y por lo elegante de la simetría en el dormitorio.

Luz para el armario

Si la luz de día o la luz de noche no iluminan bien el interior de tu armario, debes saber que tienes soluciones esperándote en el mercado. Pues decantarte por los focos clásicos para armarios de toda la vida que se encienden con interruptor u optar por un sistema de iluminación automático, que hará que se encienda/apague la luz siguiendo a la puerta del armario.

Pequeños trucos luminosos

¿No puedes deshacerte de la luz central porque tu habitación no recibe demasiada luz durante el día y la necesitas para arreglar el dormitorio? En ese caso instala una luz de intensidad variable. Este tipo de luces son perfectas para las habitaciones porque permiten crear diferentes ambientes dependiendo del momento del día y de las necesidades que tengamos. Durante el día nos darán una luz potente que iluminará hasta el último rincón, pero por la noche no perturbará nuestro descanso.

No obstante si tienes luz del día poténciala al máximo, porque ésta es la que mejor iluminará la habitación… ¡y además es gratis! Los estores por ejemplo te permiten tener un espacio íntimo y a la vez aprovechar bien la luz del exterior.

Luz para habitaciones infantiles

En una habitación infantil la necesidad de diferentes tipos de luces se hace aún más palpable. En este tipo de espacios hay tres zonas muy definidas (la de descanso, la de estudio y la de juego), y ambas requieren de luces diferentes.

Para la zona de descanso la luz debe ser íntima, pero ofrécele al niño una pequeña lámpara para que pueda leer. En la zona de juego necesitaremos una luz potente, preferentemente que salga del techo para que pueda ver perfectamente. Y para el estudio busca una lámpara potente y antireflectante, de 70-100W, que le permita estudiar perfectamente sin tener que forzar la vista.

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil - Habitaciones:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook